[Skip to Content]

Hijos del Huevo

Durante años, los diseñadores daneses contemporáneos languidecieron en la sombra de una marca tradicional, el diseño danés. No obstante, se está saliendo a la luz una nueva generación de talento danés divertido y de éxito. El mundo está redescubriendo el diseño danés.

Quizá nunca perdimos el interés. Solo lo parecía. El mundo había observado el diseño danés desde los días en que las palabras «diseño danés moderno» estaban en boca de todos y había una tendencia a ignorar las generaciones de diseñadores contemporáneos. El diseño danés se había convertido en sinónimo de la funcionalidad elegante de los años 50 y 60, el periodo en que los muebles tenían nombres como «el Huevo», «el Cisne» y «la Hormiga», las propuestas visionarias para sillas modernas del arquitecto Arne Jacobsen. El diseño danés fue un éxito mundial particularmente en el sector de los muebles por lo que, durante unos años, los diseñadores más jóvenes languidecieron en la sombra de los maestros daneses. Ya no.

Recientemente, se ha impuesto en todo el mundo una nueva generación de diseño, Made in Denmark (Fabricado en Dinamarca), caracterizada por su deseo de experimentar y cambiar las percepciones tradicionales del aspecto de las cosas.The egg

 

El diseño danés de la era creativa «danesa moderna» aún forma parte de la lista de éxitos de «buen diseño». Esta es la silla legendaria de Arne Jacobsen, «el Huevo» de Republic of Fritz Hansen

 

 

 

Estilo discreto con un toque seguro

El punto fuerte del diseño danés es su estilo seguro, que evita las interpretaciones y los diseños exagerados. El resultado final es discreto, confiado y convincente.

El diseño danés no acostumbra a ser llamativo ni dramático, lo que encaja bien con la época en la que vivimos, tras una crisis financiera global y una mayor concienciación medioambiental. Ha inspirado una nueva frugalidad, en la que se limita el nivel de consumo. El diseño danés incorporaba la sostenibilidad incluso antes de que este concepto se pusiera de moda, gracias a su simplicidad y otra característica única: es duradero.

«Una de las virtudes de los diseñadores daneses es su pasión por los materiales naturales, la alta calidad y su atención particular a la ergonomía. Por ejemplo, Stelton y Eva Trio son marcas excelentes reconocidas en todo el mundo», dice Arturo dell’Acqua Belavitis, director de la facultad de diseño en Milán y apasionado del diseño danés e italiano.

«Dinamarca tiene una tradición de diseño fantástica que se remonta a mediados del siglo pasado. Dinamarca dispone de escuelas de diseño excelentes y multitud de diseñadores jóvenes fascinantes. Es parte de su genética y sus antecedentes en el diseño de ciudades, muebles y productos. En resumen, el diseño danés tiene una muy buena reputación, por lo que ya era hora que Dinamarca estuviera representada en la feria de Milán», dice Arturo dell’Acqua, que piensa que en Dinamarca son demasiado modestos como para presumir de sus diseñadores en el extranjero. Añade:

«El concepto básico es un planteamiento social que tiene en cuenta muchos tipos de gente diferentes, un planteamiento basado en el hecho de que la sociedad danesa es muy igualitaria».

Bau Large
Bau es una lámpara colgante escultural diseñada por Vibeke Fonnesberg Schmidt. Bau es una lámpara con personalidad, que combina colores, composición y formas geométricas en un diseño único y creativo.