[Skip to Content]

Århus: la capital de Jutlandia

Una ciudad con más de 40.000 estudiantes y un centro artístico y cultural con el museo de arte ARoS y la Ópera Nacional Danesa. Århus, fundada por los vikingos, tiene un pulso joven y una larga historia

La Universidad y la Sala de Conciertos

Århus, la segunda ciudad de Dinamarca en tamaño, tiene una Universidad y un Conservatorio de Música Rítmica. Con más de 40.000 estudiantes en la ciudad, Århus es joven y dinámica y es un centro artístico y cultural. El museo de arte ARoS es un edificio espectacular que ofrece una importante colección de arte y eventos para niños y adultos. Asimismo, 700.000 visitantes acuden a la Sala de Conciertos cada año. Århus tiene una animada escena musical y dispone de su propia orquesta sinfónica además de acoger la Ópera Nacional Danesa.

AarhusEl museo ARoS con la installación de arte "Your Rainbow Panorama"

La Ciudad Antigua y la Catedral de Århus

Los vikingos fundaron Århus en el siglo VIII. En el Museo Moesgård podrá viajar al pasado, hasta la era vikinga, y en la Ciudad Antigua podrá entrar directamente en la época del escritor de cuentos de hadas Hans Christian Andersen. La catedral de Århus, ubicada en el centro de la ciudad, es la más larga de Dinamarca, con el órgano más grande y la mayor cantidad de frescos. En el barrio latino, cercano a la catedral, encontrará algunas de las mejores tiendas de antigüedades de la ciudad, galerías y tiendas de diseño a la última.

Arne Jacobsen y Marselisborg

En Århus hay buenos restaurantes, vibrantes cafés, el parque de atracciones Tivoli Friheden y el Ayuntamiento de Århus, diseñado por el arquitecto Arne Jacobsen, de renombre internacional. Si necesita paz y tranquilidad, el Jardín Japonés de Dinamarca es el mejor lugar para la contemplación. Århus está situada en un valle esmeralda encantador rodeado por bosques. Al norte y sur de la ciudad podrá disfrutar de la atmósfera costera y los parques de la ciudad son ideales para relajarse y tomar el sol. También vale la pena visitar el Jardín de las rosas, en el Castillo de Marselisborg, la residencia veraniega de los monarcas daneses.